Hace justo dos años, el 25 de julio de 2015, publicaba en El Día de Córdoba una tribuna de opinión en la que exponía someramente una relación de diez propuestas para Córdoba, para salir de la situación en la que nos encontramos desde al menos la década de los ochenta del pasado siglo. Pérdida masiva de empleo industrial que generó una crisis económica también en otros sectores de la actividad económica local y que nos convirtió una economía dependiente del sector servicios, y más en concreto, de la hostelería y turismo.

Hablaba en esa propuesta de colaboración de todos los agentes de la ciudad, de definir estrategias conjuntas sobre un nuevo modelo de desarrollo para Córdoba con una especial implicación de la sociedad civil. En estos dos años he observado que poco se ha avanzado en ese terrero de la unidad para la proposición y la acción conjunta. Seguimos sin mirar mucho al bien común y sí, en cambio, a la estrategia partidaria-electoral.

Exponía también varias propuestas relacionadas con la necesidad de romper la endogamia, mirando a otras experiencias cercanas, trazando alianzas con Sevilla, Málaga o Granada, aprovechando nuestra ubicación estratégica. Unos meses después observé con alegría los primeros pasos en ese terreno de la acción conjunta de ciudades patrimoniales hermanas.

Respecto a Granada, proponía en dicha tribuna de opinión, en concreto, la definición de un eje turístico Alhambra-Mezquita, aprovechando el gran impacto de estos dos extraordinarios elementos patrimoniales, con la posibilidad de una entrada única bonificada para que atraer a Córdoba la inmensa cantidad de visitantes que tienen los Palacios Nazaríes. Es un tema que creo debiera ser explotado.

Otro asunto propuesto era la actividad industrial, sector en el que Córdoba podría tener sin duda  opciones de futuro planificando acciones de contacto con grandes empresas de producción industrial. Córdoba ha de venderse en el exterior para atraer esas importantes inversiones industriales que generen valor añadido y empleos relacionados.

Estratégico sin duda, era y sigue siendo, la necesidad de potenciar el contenido cultural de la Ciudad, más oferta a los que nos visitan. Desarrollar aún más el concepto estratégico de ciudad cultural para Córdoba, con independencia de posibles eventos de dimensión europea o nacional.

Por último, y no menos importante, y así lo esbozaba en dicha tribuna de hace dos años, es la potencialidad de nuestra Sierra. En este período sí se ha desarrollado, desde la ciudadanía, una propuesta de calado proponiendo mediante miles de firmas a la Junta de Andalucía que se declare el Parque Natural Sierra Morena de Córdoba. Se trata de poner en valor este extraordinario recurso natural que tenemos, se trata de conectar nuestro patrimonio cultural con el extraordinario patrimonio natural que atesora la Sierra, lo que supondría un cambio de paradigma en nuestro modelo de desarrollo económico local. Y ante esta petición ciudadana, en el Parlamento de Andalucía se aprobó en septiembre de 2016 la creación de una comisión al efecto, aún sin constituir. Gran asunto pendiente para nuestra tierra.

Todos estos son algunos de los asuntos pendientes para un nuevo modelo de desarrollo local para Córdoba. La mejora de la calidad de vida en nuestra ciudad no sólo depende de las personas que nos gobiernan, también la ciudadanía tenemos nuestra propia responsabilidad. Desde la sociedad civil podemos, y creo que debemos, colaborar para generar posibles soluciones. Un concepto amplio de democracia implica no desentenderse del bien común entre convocatoria y convocatoria electoral.

Y en este proceso, la institución local, nuestro Ayuntamiento, puede tener un papel central, como facilitador, como impulsor de muchas nuevas iniciativas. Desde luego, después de dos años de la actual Corporación Municipal y con el grave problema de desempleo que persiste en nuestra tierra, han de implementarse esfuerzos extraordinarios desde todos los frentes, incluido el municipal. La situación es de drama social, miles de personas esperan respuesta, sin demora. Merece la pena el máximo compromiso e implicación de todas las personas y entidades.

Artículo publicado también en El Día de Córdoba (27-07-2017).

Ángel B. Gómez Puerto. Abogado.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el siguiente enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies